Blog Creado el 4 de Abril de 2011

sábado, 16 de julio de 2011

Sueño en las Highlands Prólogo




Prólogo


Highlands de Escocia,
Castillo MacKenley  - 1124


Eileen MacKenley estaba más contenta de lo usual, y la causa era su prometido Dilan MacQuarrie, él era del clan opuesto claro está. Esta era la segunda visita que le hacía desde que los habían prometido a ambos en matrimonio. Después no habría otra oportunidad de verse, hasta que la entregaran al clan de su futuro esposo Dilan. Desde el primer momento en que lo vio se enamoró de él. Dilan tenía largo que le llegaba hasta la mitad de la espalda y lo tenía rubio, era de tez blanca, pero estaba bronceado por estar constantemente en contacto del sol, lo que le hacía verse más atractivo. Y claro era un auténtico Highlander de ojos azules y cabello dorado como el sol.
Estaba tan absorta en sus pensamientos que no oyó casi hasta el final lo que le decía su prometido.
-De verdad me encantaría que ya fueras mi esposa.
-¿Para qué? – pregunto suspicazmente Eileen.
-Bueno… - dudo un momento Dilan – para tenerte solo para mí.
Eileen río para sus adentros y dijo- Hombres.
-Bueno ¿Qué tal si brindamos por nuestro futuro juntos?
Eileen lo miro y le pregunto bajito: -¿De verdad quieres un futuro conmigo?
-Claro.- Dilan no vacilo en responder.- Entonces… brindemos por el futuro.
-Por el futuro – repitió Eileen suavemente.

***

Bebieron vino toda la noche como si no hubiera mañana y Eileen estaba tan contenta que no notaba la extraña actitud de su prometido.
-Dilan me siento rara – dijo Eileen con voz casi entendible.
-¿Cómo te sientes? – pregunto Dilan con falsa preocupación.
-Siento como si me fuera a caer del sueño… creo que no debí de haber bebido tanto Dilan.
-No importa – la corrigió Dilan – Es una ocasión especial, y por lo tanto es aceptable.
-Dilan de verdad… me siento… - no pudo terminar la frase porque cayó profundamente dormida en los brazos de Dilan.
-Ya era hora de quedará dormida y se callará. Me tenía exasperada con tanta risa estúpida y parloteo innecesario. – hablo la voz de una mujer de entre las sombras.
-Basta – dijo Dilan – Está bien que solo la engañará, pero no te permitiré que le hables de esa manera.
-Ah, ya veo Dilan creo que te encariñaste con la pequeña Bruja – pronuncio las palabras maliciosamente la voz de la mujer. – Debí mejor encomendárselo a ya tú sabes bien….
-¡No! Él la hubiera tratado despectivamente y eso no nos hubiera servido de nada ¿no crees? – dijo Dilan apresuradamente, pero luego dijo muy despacio – Además es mucho mejor que ella se allá llevado un bonito recuerdo de su inocente amado ¿no estás de acuerdo conmigo? Ya que ella estaba muy enamorada de mí. Que lastima.
-Veo que no has cambiado para nada Dilan. Eres tan perverso como el día en que te conocí. – dijo la voz de manera maliciosa pero con humor.
-Ni un gramo menos, querida. – dicho esto procedieron a realizar su plan.
Desde ese momento nada fue igual en el Castillo MacKenley, ni en sus moradores.



Scarlett Javier B.

3 comentarios:

  1. Me encanta, Que bien que te animaste a Publicar... A si que todo era una trampa? Pobre chica... Aunque me gustan los tipos malos jajaja...
    Continua con tu historia, acabo de leer el correo... Ya ves cuando publicas el primer capítulo de esta historia.

    Lo esperare ;D

    Besos! Susan.

    ResponderEliminar
  2. Que malos!! Que triste, que te hagan eso! Pero se ve interesante y eso que apenas vamos con el prologo :D

    Un Beso, cuidate y sigue así :D

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ¿como estás? Y ¡wow! me gusto muchísimo el prologo de tu historia. Pobre Eileen! (por cierto me ha gusto mucho su nombre) Te seguiré leyendo, me alegro que te animaras a publicar, después de todo la historia parece que va ha estar muy interesante :).
    Bueno, me despido, y adiós.

    ResponderEliminar

Sentimientos