Blog Creado el 4 de Abril de 2011

jueves, 15 de diciembre de 2011

Nuevos Capítulos de Sueño en Las Highlands

Aquí les dejo 2 capítulos nuevos de Sueño en Las Highlands. Disfrútenlo... ^//^




Scarlett! :3

Sueño en las Highlands Capitulo 4




Kenneth debería estar soñando, pero desafortunadamente no lo estaba. Se acercó a la caja, y la vio. Si la vio. Y era ella. Era Eileen MacKenley. Pero había algo que no entendía y eso era, que si estaba muerta, como decían, como se pudo conservar su cuerpo de esa manera se dijo.

Pero eso es imposible se repitió a sí mismo. Bueno solo había una forma tenía que comprobar si estaba muerta como creía, así que la fue a tocar en una mejilla, pero se detuvo a tiempo. Un buen arqueólogo no toca nada si protegerse antes. Eso lo aprendió a las malas gracias a unos de sus compañeros de clases, un día que fueron a trasladar a una momia indígena. Su compañero no uso guantes para cargarla y contrajo un hongo carnívoro que casi le come por completo las dos manos, si él no lo hubiera llevado a tiempo a urgencias. Saliendo un poco de sus pensamientos Kenneth cogió la tapa del bolígrafo que tenía en el bolsillo y antes de tocarle la mejilla, pensó si la piel se hunde pero no vuelve su lugar y se le hace un orificio esta momificada, y si su piel se hunde y vuelve a posición normal, está viva.

Así que le toco con la tapa del bolígrafo la mejilla y ahí sí que se asustó de verdad, estaba viva. Se acercó a su nariz y pudo escuchar su suave respiración, era como si… estuviera durmiendo un profundo sueño. Como ya sabía que no estaba loco, y que aquella joven estaba viva, empezó a moverla un poco para ver si la lograba despertar pero no lo consiguió. Así que decidió llamarla por su nombre a ver si, así despertaba. Y comenzó:

-Eileen despierta – dijo suavemente. Esas palabras sonaban extrañas en su boca, pero continúo llamándola.

-Eileen – dijo un poco más fuerte. Al ver que la joven no se despertaba decidió llamar más fuertemente.

-¡Eileen MacKenley!- dijo lo más fuerte que pudo y la joven ni se inmuto. Cuando vio que no pasaba nada le puso una mano en el pecho y vio algo que no había visto antes de cerca. Era un intrincado tatuaje celta que era la luna si no se equivocaba, en color negro.




Cuando le puso la mano en el pecho la mancho de la sangre de su dedo cortado, se disponía a limpiársela, pero inmediatamente empezó a suceder algo extraño. Se estaba desvaneciendo el tatuaje en su pecho, ¿Pero cómo? Se preguntó Kenneth. Que él supiera un tatuaje no se quitaba, con solo un toque sino con una cirugía.

Cuando vio de nuevo el pecho de la joven ya no había nada, solo las gotitas de sangre que le habían caído. Eileen empezó a salir de eterno sueño, y abrió los ojos. Cuando los abrió tomo una gran bocanada de aire y se desperezo, Kenneth que estaba a su lado se hizo a un lado sin que ella se diera cuenta, solamente observándola atentamente.

Cuando Eileen se terminó de despertar bien, se sentó en donde estaba durmiendo, y miro a su alrededor, inspeccionando todo en la habitación, hasta que poso sus bellos ojos color café en Kenneth. Se quedaron largo rato observándose. Kenneth no podía creer lo que sus ojos estaban viendo definitivamente, no. No lo podía creer. Eileen MacKenley, la que se supone que estaba muerta desde hace siglos estaba viva. Tan viva como él. Y Dios, era tan hermosa, que lo dejaba sin aliento. Qué cosas estaba pensando, concéntrate, Kenneth se dijo. Se quedaron así, mirándose lo que parecía una eternidad hasta que ella rompió el hechizo y le pregunto en gaélico:

-¿Quién es usted?

Kenneth no dijo nada solo se limitó a mirarla. Quería desesperadamente decirlo, pero su garganta estaba cerrada. Y ella de nuevo volvió a preguntarle en gaélico:

-¿Quién es usted? –le dijo en un tono no tan amable esta vez y le pregunto un poco más despacio- ¿Usted me entiende? –y le miro esperando un esperando una respuesta de parte de Kenneth, que estaba sumamente callado.

Kenneth sabía lo que estaba diciendo. Él había estudiado todo tipo de lenguas muertas. Solo pudo asentir con la cabeza ante la pregunta de ella.

Eileen se estaba empezando a desesperar mucho. Había despertado de su sueño, y había visto que su hermano la había puesto en una habitación que no era la suya. Su hermano más que nadie sabía que eso la enervaba en sobremanera. Pero lo que más la molesto fue que su prometido la hubiera dado el vino con un sedante, sabía que se lo había dado, porque su madre en paz descanse, le había dado el mismo sedante una vez, hacía ya muchos años atrás. Saliendo de su transe le dijo, pero con la voz más firme:

-Si entonces me entiende, porque no me contesta.

Kenneth se armó de valor y le respondió:

-La verdad… no lo sé. –respondió Kenneth despacio.

Eileen se sorprendió un poco, no creía que él pudiera hablar gaélico, pero cuando él hablaba se notaba cierto acento inglés. Pero, era muy extraño encontrarse con un inglés y más en su casa, dado que su hermano toleraba muy poco a los ingleses.

Decidió bajar a arreglar unas cuantas cuentas con su hermano Neil, debido a su insolente acción asía ella. Busco su cofre y lo abrió y saco su capa con los colores del clan los cuales eran negro, azul marino, y por último blanco.

Sin decir palabra alguna, salió lo más rápidamente que pudo, con cuidado de no tropezarse con sus faldas. Kenneth se quedó totalmente estupefacto, por lo que Eileen había hecho, así que saliendo de su estupor, le siguió como al que lleva el mismo Diablo.

***

Eileen había bajado escalones muy enfadada, tenía que encontrar a su hermano de inmediato, para hacerlo pagar. Y qué mejor, que dando una buena carrera en su yegua, su hermano nunca la vencía en una carrera a caballo, ya que ella era, una buena amazona, el en cambio era muy bueno en la espada, en la cual ella era pésima.

Eileen llego hasta la sala y ay se encontró con una muchacha con una ropa muy extraña, que solamente era negra y blanco. Cuando iba a decirle que le dejara pasar, la joven la miro con los ojos como dos platos, dijo algo que Eileen no pudo entender, y se fue corriendo y gritando.

Kenneth no podía permitir que vieran a Eileen; porque si la llegaban a ver tendría que dar muchas explicaciones, lo cual no quería hacer por el momento. Bajo la escalera como alma que lleva el diablo, y escucho Bell gritando en la cocina descontroladamente, fue a ver qué era lo que allí ocurría. Cuando entro en la cocina no pudo creer lo que vio, Bell estaba sentada en un taburete gritando desconsoladamente y muy alterada, mientras las demás muchachas trataban de tranquilizarla sin conseguir nada. Kenneth decidió acabar con todo ese alboroto de una sola vez y por todas y dijo con un ladrido:

-¡Callaos  todas de una vez y decidme qué fue lo que paso!

Cuando Kenneth termino de hablar, se hizo un silencio de muerte en la cocina y los sollozos de Bell ya no se oían. Kenneth tomo una larga respiración esperando a que le respondieran y volvió a decir:

-Quiero que ahora mismo me digan qué es lo que pasa aquí.

Bell tomo una respiración antes de responder y dijo:

-Señor Kenneth, es que…acabo de ver a un…un…- se le corto la voz antes de terminar de decirlo.

-¿Un qué? –pregunto Kenneth impacientemente.

-Un fantasma –dijo Bell antes de ponerse a temblar.

Cuando Bell le termino de decir eso a Kenneth tuvo un muy mal presentimiento de lo pasaba. Y antes de irse le hizo una última pregunta a Bell:

-Y ¿cómo era ese fantasma que dices haber visto?

-Era como la Princesa, pero…parecía de carne y hueso, además de que hablaba en otra lengua extraña.

Confirmando sus sospechas Kenneth salió corriendo a detener a Eileen a toda costa.


Scarlett Javier

Hello! ^//^


Hola Bloggers!
Disculpas monumentales, por....
1 - Estar ausente durante estos meses. [Los Estudios :s]
2 - Por no actualizarlo como se debe, pero... lo más importante es que ya estoy acabando mis exámenes (ya acabo el miércoles ¡Yupi!)
Lo empezare a actualizar normalmente desde estos días, pero no os procupeis, todo a su debido momento, pero ya regresare a actualizarme completamente en la Blogosfera. 

Scarlett! ^^